Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Entradas etiquetadas como “Violeta

Nada… sólo poniendo color al día gris de hoy


Los colores de las plantas

No siempre las plantas son verdes, es verdad; sin embargo me pregunto porqué durante la infancia cuando hacemos dibujos solemos pintas las hojas de las plantas, árboles y pasto, siempre de color verde, tal usábamos distintas gamas de verdes, pero siempre era ese su color.

Yo no imaginaba una planta blanca, ni violeta u otros colores y no hablo de su flor sino de sus hojas. Por eso quiero mostrarles algunas bellezas cuyas hojas son de “otros colores”.


Aliso de mar, belleza diminuta

Aliso de mar (Alyssum maritimum) es el nombre común de esta hermosa flor, también conocida como Lobularia marítima.

En nuestros veranos (de diciembre a marzo) podemos verlas acompañando otras flores en grandes macetones usada en jardinería y paisajismo como planta tapizante, es decir que cubre ciertos sectores en su totalidad como si fuese una alfombra tanto de color blanco como violeta y en ocasiones matizadas de ambos colores.

Si bien estas pequeñas bellezas son de origen mediterráneo, podemos encontrarlas en muchos de nuestros jardines en Uruguay. Espero que puedas prestar atención y mirarlas de cerca si las encuentras por donde vas.


He aquí el depredador de la Violeta boscana de mi jardín

Les contaba ayer, que finalmente había podido fotografiar la flor de Violeta boscana de una tonalidad bastante pálida, que tengo en mi patio, y esto sin llegar a descubrir el depredador que la acosaba; sin embargo, hoy es otra historia, pues al mirarla de frente se la veía más abierta y el tallo con un dejo curvo lo cual llamó mi atención, alcé entonces la maceta para intentar otras tomas, y pude ver que en uno de los pétalos en la parte posterior había un diminuto caracol degustándose lo que para él sería un manjar.

¡Ajá! ¡te descubrí!

La foto deja al descubierto al depredador de la flor de Violeta boscana (Viola alba de la familia de las Violácies).

 


Valió la pena esperarte…

Sí, ¿quién lo diría? valió la pena esperarte. Si bien, la espera se extendió más de lo esperado, pues fue el año pasado cuando te descubrí tan mustia y pequeña, habiendo sido el blanco de algún tipo de depredador que aún no sé cual sería. Sí aquella mata de violeta se escurría entre los troncos que habíamos hecho de la peligrosa rama que se movía sobre nuestro techo cada invierno.

En esa ocasión, al verla me llamó la atención que aquella violeta fuese de color blanca, pensé tomarle una foto en ese mismo instante, pero al acercarme estaba tan maltrecha que decidí esperar que otra floreciera, lo cual no sucedió durante todo el pasado invierno.

Confieso que la esperé por un tiempo, pero en el transcurso de los meses la olvidé, hasta hace una semana que me volví a topar con ella y otra vez su pequeña flor tenía sus pétalos comidos por algún insecto o caracol, así que si bien la planta es de exterior, la puse junto a la ventana del lado de adentro para esperar que abriera un diminuto pimpollo que en ella divisé.

La espera valió la pena, mira en qué bella flor se ha convertido, pequeña y de un lila muy pálido, aquí está para deleitarme y deleitarte.