Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Entradas etiquetadas como “paisajes

Paisajes de La Moya

Arupo en flor

Hermosas vistas del Parque la Moya en el Valle de los Chillos, parroquia de Conocoto. Al oriente de Quito, Provincia de Pichincha, Ecuador. Es un hermoso lugar para visitar en familia.

Vista de una de las lagunas del parque

Otra vista del parque

Mirador solitario

Otro paisaje

reflejos

DSC_0570

Anuncios

Paisajes del Parque Recreacional Jerusalem

Bosque

El Parque Recreacional Jerusalem es el único bosque seco andino protegido, ubicado en el paralelo 0, a 28 kilómetros de Quito, Ecuador.

Entrada al parque

Piscina

flora

Naturaleza

DSC_0967


Más fotos de Petra

Camellos en Petra

Más del bello paisaje jordano, en la ciudad de Petra.

Monasterio

Kazneth

Petra

Petra1Petra2

Subiendo en burro más de 700 escalones para llegar al monasterio

Montaña derritiéndose?


Maravillas en el desierto jordano

Más burritos en Petra, Jordania

Estas son algunas maravillas naturales de Petra en Jordania, lugar de una belleza singular, tal como lo vemos en estas pocas fotos que he subido, espero que las disfruten.

Burrito

4

3

aa1


Paisajes de Samaria

Ruinas de una de las tantas edificaciones hechas por Herodes

Samaria es una región de Israel ubicada al norte del margen occidental del Río Jordán. Antiguamente, esta ciudad fue la capital del Reino de Israel. Su historia nos ha dejado hermosos paisajes.

2

6

aa4

3

Típicas jarras para servir su aromático café

Típicas jarras para servir su aromático café

8


Vistas del Mar Mediterráneo

Mar Mediterráneo

Esta es una vista del Mar Mediterráneo desde Cesarea Marítima en la costa occidental de Israel.

Vista del Mar Mediterráneo

3

 

 


Bellezas de un día invernal

2

8

1012


Bellos paisajes

1

6

4

3

5


Ah… mares!!

mar rochense

Me encanta disfrutar y observar el mar, tan inmenso, tan fuerte, tan manso, cualidades extremas que le dan cierta magia que atrae. Me gusta la variedad de colores que ostenta y las veces que se hace difícil distinguirlo del cielo en el horizonte. Es una gran maravilla.

rocas y mar

olas

playa


Otras maravillas

Cielo de Maldonado

Cielo de la ciudad de Maldonado.

DSC_1259

Paisaje de gaviotas en la playa de los ingleses en Punta del Este.

Playa mansa en Punta del Este

Vista de playa mansa de Punta del Este.

Vista de Punta Ballena

Vista de sur de Punta Ballena, Maldonado, Uruguay.


Un paisaje esconde ¡tanta belleza!

Nunca me conformo al mirar un paisaje. Nunca pienso es bellísimo y me quedo con eso, como si fuera todo.

Siempre voy por más y segura de maravillarme, con la aventura de descubrir tanta belleza. Dime si me equivoco.


Las primeras 100.000 visitas

Gracias a cada uno de los que han visitado este blog, espero les guste y les resulte interesante, pero por sobretodo que hayan podido encontrar algo que los maraville o que habían pasado por alto en la hermosura de la naturaleza que nos rodea.

Si bien el blog, tiene diversas páginas en honor a la naturaleza, paisajes diversos, animales, frutas, plantas, ect. saben que mi mayor gusto es fotografiar flores, por eso les dejo algunas de las últimas bellezas que he disfrutado en mi camino.


Solo algunas fotos bonitas

Como habrán notado hace más de tres semana que no subo nada al blog, no es que no quisiera, pero como es un blog de fotos de la naturaleza sino subo fotos no tiene sentido. El tema es que había superado el espacio para fotos que me da WordPress y no podía subir más, por eso para celebrar que ya he comprado 10 gigas más, quiero subir algunas fotos de hermosos paisajes.

Espero que les gusten.


Reserva Ecológica Penino

Paisaje en Playa Penino.

La Reserva Natural de Playa Penino, está ubicada al SE del Departamento de San José, en Ciudad del Plata (antes llamado Rincón de la Bolsa). Se encuentra en la desembocadura del Río Santa Lucía en el Río de la Plata. En los kilómetros 24 al 29 de la Ruta 1.

Otra hermosa vista de la playa de la Reserva Ecológica Penino, donde se suele hacer avistamiento de aves.

Caminería natural de Playa Penino, en San José, Uruguay.

No estaba con tiempo de internarme en la reserva, pero al haberla conocido me queda la promesa de volver muy pronto.

 


Paisajes desde la Ruta

Generalmente, todos duermen durante los viajes en micro de más de un par de horas, sobre todo si el paisaje es campestre, puesto que se les hace monótono, e ir mirando por la ventana puede resultar una pérdida de tiempo; sin embargo para mí, es todo un deleite ver cómo va cambiando el paisaje, en colores, vegetación, cielo, etc. y es eso lo que me mantiene despierta.

Aquí te dejo algunas fotos que tomé durante el trayecto de mi viaje, porque no solo importa llegar sino también el camino que recorro, porque también forma parte de mi vida.


Buscando la luz al final del túnel

La mayoría de las ciudades  suelen tener un túnel, unos más largos, otros más cortos, más iluminados, más amplios, etc. los mismos suelen volverse algo cotidiano al punto de no afectarnos mayormente; sin embargo, si has tenido que viajar por carretera a través de montañas y cordilleras la cosa cambia, pues uno se da cuenta que las luces no son suficientes, que el espacio nunca es tan amplio pues, ¿a quién se le ocurriría hacer un túnel amplio corriendo peligro de debilitar la estructura de la mole de roca?

Es así que cuando te topas con uno de estos, nunca sabes qué tan largo sea, pero al momento de entrar ya percibes que por más que fuerces tus ojos, la distancia en la oscuridad es mucha, pues ni siquiera se divisa un haz de luz.

Debo admitir que mi claustrofobia se puso a prueba más de una vez en el viaje que llevamos a cabo desde Uruguay a Ecuador, por tierra. Realmente, al tener frente a mis ojos una imagen como la de la foto, comenzaba mi inquietud porque no tenía control del tiempo que permanecería en ese túnel, en la oscuridad, con otras personas sentadas en sus respectivos asientos consumiendo “mi aire”, esos son los pensamientos de alguien claustrofóbico que se sabe entre la espada y la pared, sin más posibilidad que esperar que pase el trago amargo.

Cerrar los ojos por lo que parecen minutos interminables no ayuda cuando al abrirlos continuas en la oscuridad, en lo que tu mente dice que es un espacio pequeño, cerrado y con esas ventanas de los buses que no se abren se vuelve una situación caótica; pero rescato que el ser humano se olvida o al menos relega a un segundo o prufundo lugar de sí mismo estas situaciones una vez que pasan, para disfrutar luego del haz de luz, del nuevo paisaje que se divisa al salir, de la ilusión de sentir que ante la luz estás más libre y el espacio es más grande y ya nada tenés que temer.

Me río de mí cuando me pasan estas cosas; sin embargo volvería a vivirlo con tal de descubrir esos paisajes nuevos que se abren con la primera luz que se deja ver desde el túnel.


Quedarte sin palabras…

Sí, a veces la naturaleza puede causar este efecto hasta en el ser más despreocupado, racional o práctico; hay momentos en que la belleza del paisaje te envuelve y te desborda como no creíste que pudiera suceder, y solo te quedas mirando, en silencio, esperando que tus ojos se llenen del lugar, y hasta te puedas llevar el aire para respirarlo y recrear, cuando lo cuentes hasta el mínimo detalle.

Y es que en este planeta hay cosas, que muchos nos contaron; sin que sus palabras llegaran realmente a describirlas y al llegar allí, quedamos boquiabiertos, esto me ha sucedido más de una vez y reconozco que las bellezas más intensas para mí las vi desde lo alto de alguna cumbre en que al observar a mi alrededor pude volver a caer en la cuenta de mi pequeñez y levedad, y así volver a mi lugar, mi lugar de apreciarlo todo en su justa medida, al menos hasta que la selva de cemento de la ciudad vuelva a enmarañar esa percepción de mi misma y lo que me rodea, y deba tener otro reencuentro con la naturaleza, esa… que te deja sin palabras…


En busca de la foto espectacular…

Todo un año, sobreviví con la nini cámara digital, por lo cual perdí el entusiasmo de andar capturando bellezas de la naturaleza, aunque algunas me cautivaban en gran manera y lo intentaba para frustrarme con mucha rapidez al ver el resultado. Pero, el recuerdo de esos días que me ayudó a conservar fue la última foto de mis padres, antes que mi papá falleciera, en la cual mamá lo abraza y él la mira con amor y la besa, la foto en sí es pésima, verdosa, borrosa, pero al verla a través del corazón cobra gran relevancia. Lamento hablar de ella y no publicarla, pero es muy mía y personal.

En setiembre de 2007 partió papá y por un tiempo se mitigó mi deseo de tomar fotos, así que no importaba mucho cuál fuera mi cámara para ese entonces. Pero para mayo de 2008, había encargado una Panasonic, Lumix DMC-FZ8, 12x. Con lentes ajustables a rosca 55mm, lo cual me permitían usar las lentillas de aumento, difusoras, uv, polarizadoras, entre otras que me habían quedado de la Canon EOS.

A mediados de junio unos amigos trajeron mi cámara desde EUA, y comencé a estudiarla, ya que ellos querían que tomase las fotos del cumpleaños de 15 de su hija, lo cual me preocupó mucho ya que no tenía mucha experiencia con cámara digitales. Sin embargo haciendo uso de varias memorias, saqué montañas de fotos, para asegurarme que al final tendría un buen número de fotos buenas.

Como no me fue tan mal en esta primer experiencia, adquirí un poco de confianza y comencé por darle también mi voto de confianza a la cámara digital.

Esta es la cámara que utilizo actualmente y con la que me aventuro a incursionar en distintos aspectos de la fotografía, aunque de todos prefiero el macro, más allá de que estoy convencida que aún no lo manejo muy bien; sin embargo algunas fotografías representan un logro.

Por el momento continúo buscando mi foto espectacular, aquella que me enamore cada vez que la vuelva a mirar, aquella que quiera que todos vean, aquella que me ilumine los ojos al decir:  “la tomé yo” y de la cual la gente diga: “es hermosa, etc., etc.,”.