Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Entradas etiquetadas como “navidad

Feliz Navidad

Adorno navideño

Maravillate desea que todos hayan y continuen pasando una ¡Muy Feliz Navidad! Colmados de bendiciones y todo lo lindo que puedan compartir.

Pastorcito

Estas son algunas fotos que tomé de los adornos de casa.

Nuestro arbolito

Anuncios

Cosas lindas de la navidad

Una vez más se fue la Navidad que estuvimos preparando por algunos días, desde la decoración, hasta la organización y preparación de la comida, saber con quienes lo pasaremos entre otras cosas, enviar y recibir tarjetas navideñas con las cuales terminamos la decoración del árbol, preparamos también pan dulce casero.

En nuestra Navidad priorizamos su significado sobre todas las cosas, es decir, celebramos el nacimiento de Jesús y como si fuera su cumpleaños le hacemos el mejor lugar en nuestra mesa. Luego le ofrecemos regalos espirituales, como nuestros corazones, amor, bondad, y tantas otras virtudes en las que queremos estar trabajando durante todo este año hasta la próxima Navidad.

A veces cantamos villancicos, jugamos al elefante blanco, comemos, a la medianoche nos saludamos, salimos a ver los fuegos artificiales, luego regresamos para el brindis familiar y hacemos una larga sobremesa, mientras los niños disfrutan con sus regalos.

Esta es una típica Navidad en casa y estas son algunas fotos!


La herencia de mi abuelo

Una vez más ha comenzado el mes de diciembre, lo cual me llena de un espíritu especial, por muchas razones en realidad; una es que ya estamos cerca del verano y solemos tener por aquí unos hermosos días soleados, a veces calurosos, pero hermosos al fin pues no es posible tenerlo todo, ¿no crees?

En fin, otra razón es que me encanta la navidad, por lo que significa y porque pongo en uso la herencia de mi abuelo paterno. Tal vez pensaste que se trataba de algunos platos, fuentes o adorno navideño que recibí de él, pero la verdad es que lo que conservo de mi abuelo son más bien recuerdos, pocos, pero lindos.

Te diré que durante mi infancia visitar la casa de mi abuelo era como ir a un shopping en navidad, lo cual hace más de 30 años te sentías como en la casita de dulces de Hanzel y Gretel, para empezar el árbol que él adornaba iba del piso al techo, y usaba la mitad de un gran living para crear el más hermoso pesebre que hubiese visto. El abuelo, no sé bien cómo, creaba ríos no de papel celofán azul, sino de agua real que corría, hacía cascadas y tenía todo tipo de animalitos, palmeritas que él mismo hacía, me quedaba horas observando cada adorno, era hermoso.

Esa es la herencia que tengo de mi abuelo (lamentablemente no tengo fotos, en ese tiempo no tenía cámara), me encanta adornar la casa en navidad, puede llevarme días y cansancio, pero aún así nunca lo supero en su inventiva.

Por el momento sólo he preparado el material para comenzar a adornar, luego te mostraré cómo quedó.


Mi primera cámara…


¡Qué grato es recibir un regalo que estabas esperando con tantas ganas!, que lo soñaste por años, que lo miraste en las vidrieras con deseos de tocarlo, investigarlo, usarlo… jaja… y en aquella edad, ¿por qué no decirlo? Con ganas que otros lo vieran en tus manos.

Fue una navidad a los 14 años, seguramente porque mis padres estaban cansados de oírme decir que quería una cámara y el momento finalmente llegó; aquella noche de hace tantos años atrás tuve en mis manos una cajita muy bien envuelta que en ese momento no supe qué podría ser, no lo imaginé, porque mis padres sí que sabían callar las sorpresas, y esto se debía a que aunque yo no lo supiera ellos venían con una cámara invisible incorporada en sus ojos para guardarse esos instantes únicos, invaluables, entonces, no había nada en el mundo que los hiciera perderse nuestras caras de sorpresa, para guardarlas por siempre, hoy sé que con esa cámara del alma y del amor, no hay canon, ni leika, minolta, nicon, sony, etc. que pueda competir.

Lo cierto es, que acostumbrada a paquetes de regalo más grandes, lo abrí con ciertas dudas, sin embargo al ver que decía Kodak, salté de alegría y luego vi más, y suspendí las ansias para sacarla con cuidado, al final de cuentas no era cuestión de romperla antes de poder usarla, si ya sé no era la gran cosa, pero no muchos de esa edad usaban cámaras por más simples que fueran, hablo de mi entorno y mi país, pues recuerdo bien que si había un paseo en la escuela, había que salir a pedirle a alguien una cámara prestada o si tus padres tenían una, te daban una lista larga de recomendaciones, agarrala con cuidado, no la prestes, guardala en el estuche, sujetala por la correa, no la dejes en cualquier lado, y la clásica pregunta: ¿te acordás bien cómo tenés que hacer para sacar las fotos no? (niños de hoy, no se rían) y que se yo cuantas cosas más había que hacer para que te confiaran la cámara. Pero, aquella era mía y yo sabía que debía cuidarla.

¡Wow! Por fin salió de la caja mi Kodak Instamatic 11, no tenía flash, por supuesto era muy básica, pero para mis conocimientos no hacía falta más.

Luego les contaré mucho más de mis grandes logros a partir de esta cámara.