Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Entradas etiquetadas como “árboles

Arupos en flor

Arupos blanco y rosa, adornan la ciudad de Quito durante el verano.

Arupos blanco y rosa, adornan la ciudad de Quito durante el verano.


La belleza del bosque

árboles

Fotos tomadas en el Parque Metropolitano La Armenia, en Quito, Ecuador.

Sendero

Puente

el sol entre los árboles

Escaleras DSC_0128 DSC_0158

Uno de los ingresos al bosque


Paisajes del Parque Recreacional Jerusalem

Bosque

El Parque Recreacional Jerusalem es el único bosque seco andino protegido, ubicado en el paralelo 0, a 28 kilómetros de Quito, Ecuador.

Entrada al parque

Piscina

flora

Naturaleza

DSC_0967


Bellezas de un día invernal

2

8

1012


Imagen

Mas del Otoño en la ciudad

Otoño en el Prado

Tarde fresca con cielo algo nublado, hermosa tarde representando al Otoño, tarde en que muchos salieron a correr por los caminos arbolados del Prado (un barrio de Montevideo).


Sólo en esa vereda de la ciudad

P1510858

Una vez más me crucé con estos árboles que hasta ahora sólo he visto en la vereda trasera del Colegio Crandom, ayer me tomé el tiempo de acercarme y tomarle estas fotos aprovechando que lo vi florido.

flor lila y amarilla

Es realmente único, tiene flores de dos colores distintos en una misma rama. Es realmente bello, ¿no crees?


¡¡¡Nuestro primer día de Setiembre adgura una hermosa Primavera!!!

Ya es hora de empezar a florecer

¡Qué hermoso día para empezar el mes de Setiembre! veníamos de días fríos, lluviosos, grises, húmedos y hoy tenemos un hermoso sol, una claridad que se cuela por todas las ventanas y una brisa cálida, 22º C. no está nada mal y por si fuera poco es sábado.

Aún las hojas reviven con este hermoso día.

Te propongo que salgas no a reventar la noche sino a disfrutar el día, que mires buscando lo bello de cada lugar, fíjate y veras que cada árbol está en sus comienzos por ofrecer su mejor vestimenta primaveral, y en los jardines se dejan ver varias flores. Respira profundo, llena tus pulmones, observa el cielo que por aquí tiene un color celeste, hermoso.

Aún para algunos árboles es temprano por eso vemos este contraste en la naturaleza.

 


¿Será este el mensaje de los árboles?

Recorriendo el parque que circunda la Quinta Capurro, ubicada en el departamento de Canelones, Uruguay; íbamos leyendo cada uno de los mensajes escritos en troncos dispuestos a los pies de distintos árboles.

Estos eran los distintos mensajes que nos encontramos allí, ¿opinas tú que si los árboles quisieran transmitirnos algún mensaje serían acaso estos?


Ha llegado un nuevo Otoño

Si me preguntas qué estación me gusta más no sabría bien qué responder, porque cada una tiene su encanto específico. Como el Otoño, cuyos cielos muchas veces grises y su brisa un tanto fría, desentona con el dorado de la alfombra que vierten a su vera los árboles despojados de su esplendor veraniego.

Me gusta hundirme en ese paisaje crujiente bajo mis pies, y a veces si nadie me mira hacer volar las hojas del Otoño sobre mí como una lluvia dorada.

El comienzo de este Otoño es una mezcla de Verano y Primavera, es un hermoso día fresco por aquí y soleado, claro que falta mucho para que las hojas de tiñan de colores, pero aún así te doy la bienvenida Otoño como sea que vengas!


Primaveras de ayer y de hoy…

Cuando era una niña vivía en un hermoso barrio de casas bajas y cada una con un gran espacio de patio y jardín, donde la mayoría de los vecinos tenían sus árboles frutales, gallinero, galpón, parrales que iban desde la puerta trasera de la casa hasta el cerco del fondo del terreno, había un aljibe, mucho lugar para correr y árboles para trepar.

En ese tiempo, no importaba mucho que la primavera trajera consigo hermosas flores, no era mi prioridad, pero sí sabíamos mis hermanos y yo que pronto nos reuniríamos con papá para fabricar nuestras cometas (barriletes), así que un día salíamos a cortar cañas y luego papá con una cuchilla filosa hacía unas varillas derechitas y finitas, las cuales lijaba para que no nos lastimáramos con sus astillas. Luego alguno de nosotros iba al almacén de ramos generales, pues no había allí una papelería ni tampoco supermercado, y compraba hilo para cometa, así lo pedíamos. Una vez que teníamos todos estos implementos comenzaba cada uno a idear su diseño y papá se daba maña para complacernos. Yo recuerdo especialmente, un año en que me hizo un barco, sí, extraño, pero yo por alguna razón quería ver volando en el cielo una cometa con forma de barco, no lo hicimos con papel de cometa, sino con uno que teníamos a mano en casa y era de color celeste lo cual no contrataba mucho, por ello una vez que estuvo listo, mi tarea fue recortar dibujos y fotos coloridas de revistas y pegarlos por doquier.

Fabricar la cola también era un ritual, para el cual teníamos indefectiblemente que contar con mamá para que nos diera alguna camisa vieja para cortar en trozos, ella siempre nos conseguía telas variadas que anudábamos unas con otras y nos quedaba una cola colorida.

Difícilmente hoy vea una cometa “casera” revoloteando en el cielo, hoy son muy lindas, con los colores de los equipos deportivos de la región o diseños de dibujos animados. Pero detrás de ellas no guardan el recuerdo de un ritual compartido con papá y mamá.

Y lo más lindo era que el día de Primavera, se hacía el concurso de cometas, y había un premio para la cometa más grande, la más original, la que volaba más alto y a la más colorida. Solíamos ir a ver, pero no participábamos, no sé bien porqué, tal vez porque nuestro premio era simplemente disfrutar de hacer las cometas y luego hacerlas volar ayudados de los consejos de papá.