Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Para el día de las Madres, una historia de abrojos y espinas


MARAVILLATE

Me gusta traer recuerdos de mi infancia en el Día de la Madre, porque en cada uno ella tuvo un rol significativo.

Como aquellos días en que supuestamente, bajo la vigilancia de mis hermanos mayores, me embarcaba a la aventura de recorrer los extensos terrenos baldíos que se extendían por nuestra pintoresca Villa.

Recuerdo muy bien, todas las advertencias que recibíamos de mamá antes de salir en estos paseos, en primer lugar debía ponerme pantalones largos para cuidarme de los  rayones de los cardos, abrojos, chircas y rosetas. Algo que no debíamos hacer era comer frutas verdes ni calientes del sol y mucho menos sin lavar, tampoco comer revienta caballo (lo cual era toda una tentación, se me hacían pequeños tomatitos que siempre quería arrancar), estas eran sólo algunas de las cosas de la lista que me preparaba para salir a descubrir la naturaleza.

Si bien, nunca probé revienta caballo…

Ver la entrada original 147 palabras más

Anuncios

3 comentarios

  1. Sentidas felicidades. Hermosa entrada.
    Mi saludo y abrazo.

    10 mayo, 2014 en 9:03

    • Muchas gracias! Qué tengas un hermoso fin de semana!

      10 mayo, 2014 en 23:14

      • Igualmente, Silvia. 🙂

        11 mayo, 2014 en 7:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s