Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Safari fotográfico contra reloj


En la última semana del mes de junio, estando en Buenos Aires se inició una ola de frío, viento y lluvia, por lo cual, si bien la idea era visitar tranquila y con tiempo ciertos lugares, las cosas no se dieron así y esperando el buen clima debí engrosar la agenda del último fin de semana en la ciudad.

El sábado amaneció gris, frío y con una brisa helada que se colaba a través de la vestimenta, me abrigué lo más que pude sin exagerar para poder moverme libremente a la hora de tomar fotos. Tomé el colectivo 128 en Colombres hasta Av. Las Heras en Plaza Italia, llegué al Jardín Botánico, y había otros grupos de locos (por la fotografía) como yo tomando fotos ¡qué bueno! pero, ellos iban lentamente buscando ángulos, colores, creando sus composiciones, yo en cambio caminaba tratando de abarcar el máximo a cada paso.

Tenía una agenda contrareloj, debía recorrer todo el Jardín en una hora y media y de allí cruzar para recorrer el zoológico en otra hora. Luego de sentirme relativamente conforme con mis tomas en el jardín, me fui al zoo, donde la chica de la caja insistía en que me convenía pagar el pasaporte económico que contenía un pack para el acuario, la selva tropical y otros sitios, entonces no sé como le habrá sonado pero tuve que decirles: no tengo tiempo de ver todo eso hoy, dame una entrada común, solo quiero ver los flamencos y otras aves, me miró raro, pero me entregó mi entrada.

Una vez allí descubrí que los flamencos estaban tan lejos que aun con el máximo del zoom se veían pequeños, los papagayos estaban dentro de unas enormes jaulas con un enrejado tan pequeño que se me hacía imposible tomarles fotos sin que salieran los alambres, fue así que a pasos agigantados recorrí medio zoológico y les tomé fotos a otros animales, así fue que me encontré con las suricatas que me atraparon más de la cuenta, la foto no es de buena calidad porque los vidrios tras los que estaban se veían bastante sucios.

Pero ellas tan gráciles, esbeltas y curiosas hicieron que dejara a un lado al menos por un rato mi prisa; en un especio reducido convivían un gran número de ellas, corriendo de un lado a otro en cuatro patas, pasando a través de un tronco y como si algo desde afuera les llamara la atención se paraban en dos para observar a través del vidrio algo que para mí no era relevante, aunque al contemplarlas mejor se me hizo que sus ojos buscaban y esperaban algo más allá de aquellas paredes de cristal.

En resumidas cuentas llegué tarde al siguiente punto de la agenda, igualmente pude solucionarlo. Pero disfruté bastante del safari fotográfico contra reloj  de ese día, la próxima vez iré con más tiempo para plasmar lo más bello de cada animal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s