Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Un sueño muy real


Pronto se cumplirán cuatro años que papá partió a su morada celestial, lo cual significa a su vez que lo hemos extrañado por todo ese tiempo, sus charlas, su carácter, sus trabajos siempre impactantes, su inteligencia para solucionar cosas que parecían sin solución, su optimismo para todo y en toda situación, el hecho de tener tema para hablar con cualquier desconocido como si le conociera de tiempos.

Y lo que es más lo extrañamos en cada celebración familiar, cumpleaños, cenas especiales, noches de juegos, etc. Por ello cuando ayer le soñé me descubrí al despertar que no quería dejarlo escapar.

En la casa estabámos mi esposo, mamá y yo esperando la llegada de unos primos para tener un tiempo de juegos con cartas (phase 10). En el pasillo de la casa comenzaron a entrar mis primos y entre ellos venía papá, con su cabello plateado, y sus ojos pequeñitos porque cuando sonreía se le empequeñecían, lo vi y esquivé a todos los que entraban para abrazarme de papá, en un abrazo interminable e incomprensible para los demás, pues era como que yo sabía que papá ya no estaba con nosotros pero los demás no y ni siquiera mi papá lo sabía, entonces mis acciones eran raras a la vista de los demás. Pude darme cuenta de ello, pero aún así no lo solté, quería asegurarme que lo tendría, que no se iría, que era real y corpóreo.

No lograba concentrarme en el juego, quería charlar con él, preguntarle tantas cosas, pero evidentemente no era el momento; sin embargo sabía muy bien que si despertaba perdía la oportunidad, pero llegó la mañana y como una burbuja cuya duración es muy breve el sueño se esfumó y me quedé con una escaza tibieza en los brazos que a mi manera de ver debía continuar, intenté dormir y aunque lo logré el sueño no volvió.

Sentí ese sueño tan real, a pesar de la brevedad, que a la mañana mi frase era, “estuve con papá”, en lugar de: “soñé con papá”, y es que lo extraño tanto! que quisiera que aún estuviera con nosotros.

Esto es sola una entrada más en mi blog, que no la leerás, pero igualmente necesito conservar ese sueño conmigo más allá de mi memoria.

Ahora buscaré una foto en la que te veas lo más parecido a la forma en que te vi en mi sueño.

Te amo, papá.

Anuncios

2 comentarios

  1. Lydia Pérez G.

    Entiendo tu sueño, tan real y hermoso que te llega al corazón y no se escapa ni un segundo de tu mente; yo sé lo que ese sueño significa, es el enorme deseo de volverlo a ver y cuando están tan cerca no lo quieres dejar ir, pero él ya no puede despertar y tú sí. Besos amiga.

    17 marzo, 2011 en 4:09

  2. Sí, sé que lo entiendes… Gracias amiga!

    17 marzo, 2011 en 4:17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s