Es un blog de fotos de la naturaleza, viajes y cosas bellas en general.

Cada vez más cerca de mi sueño…


Tocando mi sueño con las manos…

Siempre pensé que mi sueño comenzaría a materializarse a partir del momento en que pudiera tener la cámara canon reflex que había mirado en las vidrieras durante años.

Recuerdo bien el día que esto se hizo realidad, fue en el año 2001, en los días que Argentina atravesaba una importante crisis debido a la inflación, faltaban un par de días para navidad y la gente saqueaba los supermercados, tiendas y almacenes,  no era raro que fueras caminando por la calle y frente a ti fueran cerrando los comercios uno a uno, pues se corría la voz de que estaban cerca los saqueadores. Ese fue el panorama por algunos días, así que escuchábamos el informativo antes de salir de compras, ese día parecía estar tranquilo así que como necesitabamos hacer las compras navideñas decidimos salir (el día anterior habíamos ido al supermercado y luego de haber hecho las compras y estando ya haciendo fila en la caja, cerraron el super y tuvimos que irnos con las manos vacías, pues habían llegado saqueadores y piqueteros).

Ese 22 de diciembre, parecía que todo estaba bien, así que fuimos a un hipermercado muy grande de la ciudad, hicimos las compras y cuando nos acercábamos a la caja pasamos por la sección de cámaras y accesorios fotográficos, me detuve allí al ver una Canon Eos 3000, mi esposo me dijo entonces: “La querés”, yo simplemente sonreí como si fuera un chiste ingenuo y seguí hacia la caja, pero él insistió diciendo: “vamos a verla y si te gusta la llevamos”, no lo podía creer, parecía que no estaba bromeando, así que fuimos hasta el mostrador y pedimos para verla, tocarla finalmente, y recobrar mi enamoramiento. No lo pensé más y salí con ella del hipermercado sin pensar para nada en los piqueteros ni en los saqueadores, ¡¡fue un gran regalo de aniversario!!

Llegamos a casa y manual en mano, subimos con Pedro a la terraza para tomar una fotografías, recuerdo que las primeras fueron a una paloma que estaba sobre un poste, luego una plantita que había allí media marchita por el sol fuerte del verano y por último tomamos algunas de la vista de la ciudad que teníamos desde allí. Claro que como no era una cámara digital, había que esperar a terminar de tomar las 36 exposiciones y luego correr a revelarlas, pero eso no importaba porque si bien no sabía usar la parte manual, tenía la opción de usarla automática al menos hasta que aprendiera.

Gasté varios rollos mientras aprendía con el método de prueba y error.

No podía esperar a comenzar un curso y eso hice apenas terminó ese verano, como un niño entusiasmado con algún paseo esta vez no me perdí ni una clase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s